11.3.13

La historia completa de los cascos celtíberos

El pueblo celtíbero de Arátikos. Para el profano no es nada más que un cerro de tierra roja, pero quien lo conoce no ve más que signos que delatan un pasado sugerente. “Eso es cerámica de una vasija, aquello un trozo de bronce y eso es hierro, se nota que está quemado, probablemente de cuando los romanos arrasaron la ciudad”, cuenta una persona que colaboró con la investigación y que pide el anonimato. El caso está judicializado. Por el suelo hay restos de todo tipo, pero solo el ojo experto los detecta. Dos grandes piedras clavadas en paralelo forman presumiblemente una tumba que ha sido saqueada.

Había “4.000 piezas arqueológicas pertenecientes a diversas culturas, especialmente del periodo celtíbero peninsular, con abundantes joyas y otras piezas propias de los enterramientos de los guerreros de la época”, según anunció la fiscalía. "La mayoría del material recuperado está formado por piezas del ajuar propio de los enterramientos de los guerreros (cerámicas, petos, fíbulas, exvotos, joyas, etcétera). [...] Se aprecia la falta del armamento que acompañaba al casco, por lo que cabe presumir que este material ha podido ser ya vendido a terceras personas".

Para los investigadores quizá se trate de ofrendas a una divinidad como resultado de uno o más acontecimientos bélicos, por lo que se trata de un conjunto ritual y votivo, quizá un trofeo militar; lo que ellos llaman spolia hostium, una práctica habitual en la antigüedad. El problema, aseguran, es que al desconocer su contexto se priva de información esencial para reconstruir la historia de las poblaciones protohistóricas de la península Ibérica.

Fuente: El País Digital

Etiquetas: ,